Paisajes sagrados

Laboratorio

Paisajes Culturales Sagrados

Museo Etnográfico de Castilla y León

Fichas


Ermita y Capilla de San Segundo

2 de mayo 2018




Hoy 2 de mayo se celebra San Segundo, patrón de la ciudad de Ávila. Nuestro laboratorio le debe mucho a este santo, pues el hallazgo de unos restos modificaron la estructura de la ciudad, creando no solo un nuevo paisaje urbano, sino también social, cultural y, por supuesto, sagrado.

Para la construcción de la capilla del patrón abulense, fue necesaria la demolición de un cubo de la muralla, pasando ésta de 88 a 87 torreones, siendo posible porque la cerca medieval ya había perdido su función militar. Los restos de San Segundo habían aparecido en 1519, cuando al realizar unas obras en la ermita de San Sebastián y Santa Lucía (posteriormente el templo se dedicará al santo obispo) aparecieron unos huesos que, a pesar de estar acompañados por un rico ajuar litúrgico del siglo XIV, fueron interpretados como los del primer obispo de Ávila, Segundo, uno de los Santos Varones compañero del Apóstol Santiago.El siglo XVI es una época donde las reliquias tienen un valor extraordinario. Así, siguiendo las directrices del Concilio de Trento sobre el culto a los santos y sus restos, el rey Felipe II, mandó a Ambrosio de Morales recorrer los reinos de León, Galicia y Asturias, para entre otras cosas, adquirir reliquias de santos, para dar mayor grandeza al Monasterio de El Escorial. Es, en este momento, donde los relicarios de los monasterios ganan protagonismo adquiriendo no solo importantes piezas artísticas, sino también verdadera categoría arquitectónica. Pero el caso de los restos de nuestro supuesto primer obispo, transciende el valor de las reliquias. Con la adjudicación de los restos a tan digno personaje, se soslaya a nuestro primer obispo, a ese Prisciliano del siglo IV que predicaba herejías, consiguiendo así refundar simbólicamente la diócesis obteniendo un pasado más antiguo y digno, acorde con los valores morales de la época; linaje heroico, honor y honra, centrada en la limpieza de sangre.

Tras 70 años de pleitos entre el cabildo y la cofradía de San Sebastián por la posesión de los restos, el obispo Jerónimo Manrique de Lara encarga a Francisco de Mora, arquitecto real, en 1595 la edificación de la capilla en la Catedral. Durante estos años, el único monumento que ha recordado al Santo ha sido la estatua orante de Juan de Juni, encargada por la poderosa María de Mendoza.El encargo a Mora es complejo, a pesar de la demolición del cubo. El solar a edificar era estrecho en exceso y el cimorro de la Catedral condicionaba las entradas. Así Mora crea una capilla independiente con acceso diferenciado desde la catedral y acceso por la ahora denominada calle de San Segundo -la calle adquiere este nombre en 1595 con motivo del traslado de los restos del Santo-, con su fachada propia (sustituida en el siglo XVIII por la de Francisco de Llamas) y una estructura interior de nave única con un espacio de planta central en la cabecera. Además, el obispo Manrique dispuso un hospital y una capellanía a la que aspiró Lope de Vega, protegido del Obispo Manrique, componiendo además una comedia para los fastos del traslado del Santo que se estrenó en el corral de La Magdalena.


Localización:

Ermita de San Segundo




Capilla de San Segundo







Vestigia y huellas sagradas
28 de agosto de 2018
Ermita de Santiago
28 de agosto de 2018
San Antonio de Padua
13 de junio 2018
Ermita de Santa Bárbara
22 de diciembre de 2017
La Exaltación de la Cruz
14 de septiembre de 2017