Utiliza este enlace para saltar al contenido principal de la página Cabecera Rutas por el Etnográfico

Regreso a la infancia


Desde el MECyL os proponemos un viaje en el tiempo. No somos Marty Mcfly ni tenemos un DeLorean DMC-12 pero sí un montón de objetos con los que transportarnos a esos momentos en los que observar y aprender eran las principales funciones. ¿Recordáis cómo se desarrollaba la vida cuando éramos unos críos? Pues de eso mismo va esta ruta. Coged vuestro juguete favorito que empezamos…

El juego es un impulso vital, primario y desinteresado. Está relacionado con el ensayo y el aprendizaje. Mediante el juego los niños y niñas hacen suyas las costumbres y el acervo cultural del medio en el que habitan.
Los pedagogos Friedrich Fröbel en el siglo XIX, y Maria Montessori a principios del XX, consideraron el juego como la forma típica de la infancia y una manera de enseñar a las niñas y a los niños pequeños una mayor gama de habilidades.

Existen distintos tipos de juegos pero todos ellos se basan en la aceptación de ciertas normas y en los parámetros espacio y tiempo.
¿A qué os apetece jugar?


Podemos empezar por los juegos de ficción que consisten en simular situaciones y personajes en un intento de realidad pero distorsionándola a la vez.


Disfraz de paje. 1969. Textil. Pieza donada al MECyL
Disfraz de paje. 1969. Textil. Pieza donada al MECyL
Disfraz de niñera. 1970. Textil. Pieza donada al MECyL
Disfraz de niñera. 1970. Textil. Pieza donada al MECyL



En la actualidad no existe un modelo de familia estándar, siendo muchas las distintas posibilidades. Pero hasta fechas relativamente recientes, uno de los juegos de ficción por excelencia además de los médicos y las tiendas, era el de papás y mamás. Los pequeños se mimetizaban con los roles de sus progenitores en los géneros hombre y mujer.


Boda de niños. Postal. Ca. 1900. Pieza donada al MECyL
Boda de niños. Postal. Ca. 1900. Pieza donada al MECyL



Hoy en día los encorsetamientos sociales no son tan asfixiantes, siendo habitual ver niños paseando cochecitos de bebés, portando muñecos, jugando a las cocinas y empujando carritos de limpieza. En definitiva, todas esas actividades atribuidas histórica y socialmente a las mujeres.


Coche de muñecos. Primera mitad s. XX. Madera, hierro, cuero y cartón. Colección MECyL
Coche de muñecos. Primera mitad s. XX. Madera, hierro, cuero y cartón. Colección MECyL



Cocina. Madera y pigmentos. Colección MECyL
Cocina. Madera y pigmentos. Colección MECyL

Aunque en los tiempos que vivimos los juegos y juguetes empiezan a no estar divididos sexualmente primando las características pedagógicas y de educación en valores de igualdad, nuestros antepasados vivieron la infancia de manera diferente. Mediante el juego, los niños y sobre todo las niñas, aprendían los papeles que iban a desempeñar en la edad adulta. No obstante, existían ciertos matices marcados por el poder adquisitivo.




Antes de proseguir nuestra ruta, vamos a hacer un alto en el camino para jugar a «La Rayuela» tal y como nos propone Arantza Rodrigo Martín, pedagoga y directora del Centro de Interpretación del Folklore y Museo del Paloteo de San Pedro de Gaíllos (Segovia).


Vídeo editado y cedido por cortesía de la autora, Arantza Rodrigo Martín



El juguete es un objeto que la niña y el niño utilizan para llevar a cabo un juego. Puede ser cualquier cosa. En las colectividades agrarias era habitual la elaboración de juguetes a partir de elementos naturales como piedras, ciertos frutos, barro y cañas, entre otros.


Ciervo de ramas y tronco. S. XX. Provincia de Salamanca. Pieza depositada en el MECyL
Ciervo de ramas y tronco. S. XX. Provincia de Salamanca. Pieza depositada en el MECyL



Como acabamos de ver, los juguetes representaban animales. Sin embargo, los más comunes eran los que desarrollaban la figura humana. Las muñecas son uno de los principales ejemplos. Hasta los albores de la industrialización se elaboraban en madera, trapo y serrín, e incluso cartón como las conocidas Peponas.


Muñeca articulada. Años 50, s. XX. Celuloide. Pieza donada al MECyL
Muñeca articulada. Años 50, s. XX. Celuloide. Pieza donada al MECyL
Muñeca segoviana. Años 40, s. XX. Pasta-cartón. Piezas donadas al MECyL
Muñeca segoviana. Años 40, s. XX. Pasta-cartón. Piezas donadas al MECyL
Muñeco segoviano. Años 40, s. XX. Pasta-cartón. Piezas donadas al MECyL
Muñeco segoviano. Años 40, s. XX. Pasta-cartón. Piezas donadas al MECyL



También los soldados fueron muñecos muy apreciados. Antes de ser fundidos en plomo, se utilizaba para su construcción el barro, el papel y el cartón. Durante la Guerra Civil, los dos bandos produjeron gran número de figuras bélicas troqueladas en papel como medio de propaganda política.


Soldado músico. S. XX. Barro y pigmentos. Piezas depositadas en el MECyL
Soldado músico. S. XX. Barro y pigmentos. Piezas depositadas en el MECyL
Soldadito. S. XX. Barro y pigmentos. Piezas depositadas en el MECyL
Soldadito. S. XX. Barro y pigmentos. Piezas depositadas en el MECyL
Soldado músico. S. XX. Barro y pigmentos. Piezas depositadas en el MECyL
Soldado músico. S. XX. Barro y pigmentos. Piezas depositadas en el MECyL



Otro tipo interesante de juguete, es el denominado de arrastre el cual sugiere movimiento. En unos casos los juguetes serán arrastrados como los coches con cuerdas y en otros, empujados, caso del aro que solía estar provisto de cascabeles.


Camión. Años 70, s. XX. Madera. Pieza donada al MECyL
Camión. Años 70, s. XX. Madera. Pieza donada al MECyL


Caravana del Oeste, con caballos móviles. Años 40, s. XX. Celuloide. Pieza donada al MECyL
Caravana del Oeste, con caballos móviles. Años 40, s. XX. Celuloide. Pieza donada al MECyL


Ciclista con monociclo. Años 40, s. XX. Pieza donada al MECyL
Ciclista con monociclo. Años 40, s. XX. Pieza donada al MECyL

Al ser empujado, las piernas del ciclista hacen girar la rueda, sonando un timbre metálico en cada una de las vueltas.




Son también juguetes de movimiento los de tipo arrojadizo. ¿Cuál creéis que es a este respecto el juguete por antonomasia? Prácticamente todo el mundo ha jugado con él: la pelota.

Ofrece ésta infinitas posibilidades al ser lanzada, botada o empujada. Se trata de un juguete de todas las épocas, de origen religioso y mágico. Para algunas civilizaciones como las precolombinas, el juego de pelota constituyó todo un rito de adivinación que ponía de manifiesto el designio de los dioses.


Pelota de trapo. Primera mitad s. XX. Pieza donada al MECyL
Pelota de trapo. Primera mitad s. XX. Pieza donada al MECyL

Los Maya llegaron incluso a diseñar un espacio de juego perfectamente delimitado, situando en el medio un aro de piedra en posición vertical por el que había que intentar introducir la pelota. ¿Os recuerda esto a algún deporte de rabiosa actualidad?


Aro de piedra para juego de pelota Maya
Aro de piedra para juego de pelota Maya

Sin embargo sigue siendo el fútbol la actividad deportiva de pelota más famosa del mundo.


Reglamento de fútbol comentado. 1951. Pieza donada al MECyL
Reglamento de fútbol comentado. 1951. Pieza donada al MECyL



Al igual que la pelota, son varios los juguetes que tienen naturaleza fantástica y de vaticinio. Algunos son muy conocidos pues en algún momento de nuestras vidas hemos jugado con ellos sin otorgarles ese valor taumatúrgico. Nos estamos refiriendo a objetos como las canicas; la peonza, variación del trompo, símbolo solar para las culturas antiguas; los bolos con su carácter premonitorio; las barajas de naipes; y las tabas, huesos astrágalos de cordero o de cabrito, en origen juego adivinatorio convertido en precedente de los dados.


Tabas. S. XX. Colección MECyL
Tabas. S. XX. Colección MECyL


Peonza. Primera mitad s. XX. Madera. Pieza depositada en el MECyL
Peonza. Primera mitad s. XX. Madera. Pieza depositada en el MECyL


Baraja española. Ca. Años 30 s. XX. Pieza donada al MECyL
Baraja española. Ca. Años 30 s. XX. Pieza donada al MECyL


Juego de bolos. Primera mitad s. XX. Madera. Pieza donada al MECyL
Juego de bolos. Primera mitad s. XX. Madera. Pieza donada al MECyL



¿Quéreis saber cómo se juega a las tabas? En el siguiente fragmento del podcast «El museo sonoro», los alumnos del CRA Reyes Católicos de la provincia de Segovia nos lo explican.


Archivo sonoro cedido por cortesía del «Centro de Interpretación del Folclore» de San Pedro de Gaíllos. Edición: Arantza Rodrigo Martín
Si no aparece el reproductor se puede abrir el archivo MP3 >


Los sonajeros son unos de los objetos infantiles de mayor poder protector si bien no son los únicos.
El sonajero es el primer juguete que recibe la criatura. Históricamente ha estado concebido como elemento de distracción, de alivio en el momento de la dentición y de preservación contra las fuerzas malignas.
Son muchos los arquetipos de sonajero y los materiales utilizados para su construcción. Los primeros estaban hechos de fibras vegetales rellenas de piedras y arena, pasando más tarde por el bronce, la madera, el cartón, la plata, modernas aleaciones de metales y el plástico. Pero todos ellos tienen algo en común: el sonido, su principal activo. ¿Por qué es tan importante que estos objetos generen ruido? Es la forma primordial de alejar el infortunio de todo tipo y condición.



En este tipo de sonajeros colgantes pendían cascabeles de las asas y se utilizaba el cuerpo central de filigrana para introducir en él ciertas hierbas aromáticas y otras sustancias con el propósito de ahuyentar los diferentes males, especialmente los sobrenaturales.

Sonajero. S. XVIII. Filigrana de plata. ¿Salamanca? Col. MECyL
Sonajero. S. XVIII. Filigrana de plata. ¿Salamanca? Col. MECyL


Sonajero de mano. Primera mitad s. XX. Metal. Pieza donada al MECyL
Sonajero de mano. Primera mitad s. XX. Metal. Pieza donada al MECyL
Sonajero de mano. Años 60-70 s. XX. Plástico y fibras vegetales. Pieza donada al MECyL
Sonajero de mano. Años 60-70 s. XX. Plástico y fibras vegetales. Pieza donada al MECyL



Aprovechando el sonido de los sonajeros os proponemos, antes de continuar nuestra ruta, tener dulces sueños al son de unas nanas...

Nanas procedentes de Ribadelago (Zamora) y Alhaurín el Grande (Málaga), reinterpretadas por David Pérez-Gómez Natural. Vídeo cedido por cortesía del músico intérprete



El cartón ha sido un material muy utilizado en la industria juguetera. Con él se han producido juguetes tales como los juegos de mesa, los rompecabezas, las barajas de cartas infantiles o los cromos.


Rompecabezas y juego de mesa. Principios s. XX. Cartón. Piezas donadas al MECyL
Rompecabezas y juego de mesa. Principios s. XX. Cartón. Piezas donadas al MECyL


1. Barajas infantiles y colección de cromos. S. XX. Cartón. Piezas donadas al MECyL
2. Barajas infantiles y colección de cromos. S. XX. Cartón. Piezas donadas al MECyL
3. Barajas infantiles y colección de cromos. S. XX. Cartón. Piezas donadas al MECyL
Barajas infantiles y colección de cromos. S. XX. Cartón. Piezas donadas al MECyL



Será a partir de 1902 cuando la hojalata haga su aparición en el ámbito del juguete español. Se fabricarán con este material tambores, soldados, cocinas, coches de pedales y monopatines, entre otros.


Cubo y pala. 1950. Hojalata. Colección MECyL
Cubo y pala. 1950. Hojalata. Colección MECyL
Cacharros de cocina. S. XX. Hojalata. Colección MECyL
Cacharros de cocina. S. XX. Hojalata. Colección MECyL



Tras la Primera Guerra Mundial, la industria juguetera se tecnifica, ampliando la gama de calidades y de precios de los juguetes. Comenzarán paulatinamente a aparecer ejemplares de carácter más tecnológico como el meccano o el cinematógrafo infantil.


1. Proyector infantil y conjunto formado por 21 películas de papel. Años 50, s. XX. Piezas donadas al MECyL
2. Proyector infantil y conjunto formado por 21 películas de papel. Años 50, s. XX. Piezas donadas al MECyL
Proyector infantil y conjunto formado por 21 películas de papel. Años 50, s. XX. Piezas donadas al MECyL

Esta máquina de proyección de la marca NIC cuenta con un enchufe para la corriente eléctrica y una bombilla en su interior. Funciona mediante manivela para ir pasando la película de papel.

El cine NIC fue muy conocido y adquirido en diversos países europeos debido a su módico precio en comparación con otras patentes. Sin embargo en España donde aún predominaban los juguetes de hojalata, no todas las familias podían permitirse un objeto de estas características.




Con carácter más popular y asequible a los diferentes bolsillos, son los Airgam Boys, precursores de los clics de Famobil, que hacen su aparición en los años 70 del pasado siglo. Tan sólo se vendieron en España y en Portugal.

Como apunte curioso, cabe indicar que el término clics hacía alusión a los muñecos varones mientras que las mujeres fueron denominadas clack.

Será más tarde, en la década de los 80 cuando lleguen para quedarse los afamados Playmobil.


Airgam Boys. Años 70, s. XX. Plástico. Piezas donadas al MECyL
Airgam Boys. Años 70, s. XX. Plástico. Piezas donadas al MECyL

El conjunto formado por cinco personajes, dos mosqueteros de Richelieu (el rojo y el azul) y tres posiblemente a modo de panoplia medieval. Se recogieron junto a la caja donde estuvieron guardados si bien no es el estuche original.


Playmobil en embalaje comercial. Años 90, s. XX. Plástico y cartón. Pieza depositada en el MECyL
Playmobil en embalaje comercial. Años 90, s. XX. Plástico y cartón. Pieza depositada en el MECyL

Los playmobil, inventados por un carpintero alemán, son tan célebres y populares que conocidas marcas comerciales hacen uso de los mismos para lanzar promociones como es el caso que nos ocupa. En su envoltura original sin abrir, se encuentra una pareja de exploradores formada por chico y chica pues estos juguetes están concebidos para todos los gustos y todas las edades.




Esperamos que hayáis pasado un rato entretenido rememorando las diversiones de la infancia, los juegos en la calle y en las plazas cuando las niñas y los niños no estaban confinados en los parques infantiles como ocurre en la actualidad. Cuando los juguetes llegaban en los momentos en que nos encontrábamos enfermos o en celebraciones especiales… Disfrutad recordando esos objetos fantásticos que hacían volar nuestra imaginación y contribuían al desarrollo de nuestras capacidades pues como dijo Baudelaire «el juguete es la primera iniciación al arte».

Nos vemos en la siguiente ruta por el Etnográfico.



Museo Etnográfico de Castilla y León

Rutas por el Etnográfico

Museo Etnográfico
de Castilla y León

C/ Sacramento s/n
49004 Zamora
Tel: 980 531 708
Fax: 980 508 269
Imagen de relleno Facebook  Instagram  Twitter  YouTube  Vimeo  iVoox


© 2022 V&V+Media