MECyL

Creencias y mentalidades

La mujer y el hombre • Ante las enfermedades • Ante las fuerzas de la naturaleza • Ante la muerte • Agradecimientos y demostraciones


Procesión del Ole. Frómista (Palencia)

Grabado por Carlos Porro en esta procesión en el año 1992



Escuchar el tema >



Al glorioso san Telmo tengo que adorar,
en sus andillas nuevas le han de colocar,
y para venerarle le ha de predicar,
un fraile dominico que le rezará.

Palomita que vienes herida
de la mano de aquel cazador,
deja, deja de volar un rato,
mientras duerme y descansa mi amor,
mientras duerme y descansa mi amor.
Lavandera que en el río lavas,
con el agua y el rico jabón,
deja, deja de lavar un rato,
mientras duerme y descansa mi amor,
mientras duerme y descansa mi amor.

Desde la casa que se supone natal del santo, se echa un pregón burlesco.
Anotamos ahora parte del extenso pregón del año 2015. En la página web de la cofradía se pueden consultar algunos de los sermones de los últimos años:
http://www.cofradiasantelmofromista.es/web/index.html

Gloriosísimo san Telmo sales con gusto y anhelo
a recorrer los cuatro aires de las calles de tu pueblo.
En esta casa naciste y tú fuiste bautizado
en la iglesia de San Martín donde sucedió el milagro.
Empiezo por saludar a nuestras autoridades
a los vecinos del pueblo y a los de otros lugares.
Excelentísimo alcalde y digna corporación,
con el permiso de ustedes voy a empezar el sermón.

Este período de cambio que vive la cofradía,
ya se dijo en otro año, que buena falta le hacía.
Hay cuatrocientos cofrades, todos muy bien hermanados,
además de novedades, todo es pulcro y ordenado.
Dicen en los mentideros, que hay un “jefe” que los lleva
sujetos por el ronzal, y así nadie se menea.
Pero no es eso verdad o al menos no lo es del todo;
si hablamos con seriedad, los tiempos son de otro modo.
Vinieron los estatutos, las mujeres se admitieron
y aunque subieron las cuotas los cofrades van creciendo.
También se realizó un viaje, a la tumba del patrono,
¡cuando vengan los de Tuy, tendremos que dar el tono!

Dicen cómo se baila el "ole" y lo que hay que cantar,
y al vítor y autoridades, cómo se han de situar.
A este paso bailaremos no al son de la “tía majita”,
sino al compás y a los sones que la comisión nos dicta.
Satírica es nuestra loa, pero es señal de alegría,
empujemos entre todos en bien de la cofradía.
Vindicar las tradiciones es el reto principal
y avivar las emociones sin frustrar al personal.
Y ahora que la cofradía viento en popa ya navega,
que no derive la vía y san Telmo la proteja.
Claro que ha cambiado nuestra santa cofradía,
actualmente no la conoce ni su padre, ¡ni su tía!
Lo referente al ronzal no está fuera de lugar,
no hay nada más apropiado para podernos domar.
Seguro que nuestro patrón algo ha tenido que ver,
pero el verdadero culpable, pa mí que se llama Javier.
Javier querido amigo, ¿qué es lo que nos has hecho,
que admitimos a las mujeres y estamos tan satisfechos?.
Un verdadero milagro, es lo que has realizado,
¿o es que tienes poderes y nos has “anotizado”?
Yo ya veo a este hombre, el tiempo nos lo dirá,
sentado al lado de san Telmo, los dos juntos en el altar.
-Y todos gritaremos: -¡Viva san Javier Clemente!-.
Nos han abierto en el pueblo, un hermoso disco bar
para hartarte de beber y cansarte de bailar.
Si quieres una noche loca de alcohol y música a mogollón
vete a darte este capricho en el pub de la estación.
Y si te colocas en exceso hasta que no puedas más,
ellos llamarán a tu mamá para que te venga a buscar.
Os voy a decir una cosa del pequeño Nicolás,
siempre le he envidiado y le he querido imitar.
Pero no me salió bien, lo debo reconocer,
no logré una foto buena por mucho que me esforcé.
Quise hacerme un selfi con José María Aznar
y en la foto yo salí con la "botella" nada más.
Con Monedero, el de Podemos, tampoco lo conseguí,
al lado de una cartera, en la foto yo salí.
Bien pegado a Bárcenas lo intenté ilusionado
y en la imagen aparecí con un chorizo agarrado.
Además me estoy enterando de que estoy muy demodé,
a esto lo llaman running, que ya no se llama correr.
Desde pequeño he estado sin enterarme de nada,
resulta que yo hacia running si iba a correr manzanas.
-qué cosas-.
Nos salen en manada incluso por la noche,
y ojo que no te atropellen, es peor que si lo hace un coche.
Es que parecen liebres y no es porque lo diga yo,
un día, al perro de Javi, también se lo pareció.
Como un galgo se lanzó tras el olor de la pieza
y no paró hasta alcanzarla y catar la carne fresca.
Demelsa se sintió comida en frío y sin cocinar,
menos mal que, la fiera, acababa de almorzar.
Lo de este deporte está bien aunque yo le pongo un pero:
o corres como Paquillo o puede morderte un perro.
Este año la climatología nos armó un buen lío
hubo días en pleno agosto que nos jodió bien de frío.
(…)
Por último quiero comunicar al que no se haya dado cuenta,
que el libro de los sermones está puesto ya a la venta.
En una biblioteca seria nunca debería faltar,
por eso la cofradía nos lo ha vuelto a editar.
Y con estos versos doy fin a mi modesto sermón,
no haber ofendido a nadie fue mi mayor intención.
¡Adiós! ilustre cabildo, ¡adiós! noble ayuntamiento,
¡adiós! Frómista querida hasta el año venidero.
Ayudadme a echar un viva a nuestro glorioso san Telmo.
¡Viva san Telmo! ¡viva el pueblo de Frómista!
¡vivan los acompañantes!, ¡vivamos todos!

LOS AGRADECIMIENTOS. PROCESIONES Y DEMOSTRACION PÚBLICA DE LAS CREENCIAS

Variados son también los formatos bajo los que se desarrollan otras procesiones. Las hay gloriosas o del Resucitado, con representaciones y toques de campanas para este día, uno de los más importantes del año litúrgico. Las hay festivas y patronales con danzas y paloteos, gaiteros y cantos, las hay penantes con ofrecidos, disciplinantes, dolorosos pasos tétricos de la Pasión de Cristo o del martirio de un santo; las hay también del silencio las llamadas procesiones “mudas” y las hay cívicas. Estas procesiones cívicas son aquellas que están desarrolladas al margen de la supervisión eclesiástica en cierto modo o que no forman parte del séquito de la curia pero dentro de la liturgia aunque estén presentes en ellas algunos elementos religiosos, pues como procesión que es, está dedicada a un santo, a la Virgen o a Cristo. Son procesiones que parten directamente del pueblo -eso es lo cívico- y que transcurren por las calles y vienen a desarrollarse siempre de la misma manera al menos desde el siglo XVIII que es desde cuando tenemos mayor documentación a propósito de estas celebraciones. Suelen dedicarse mayoritariamente a un santo mártir, festejando la llegada de sus restos, las reliquias santas, la proclamación de la beatificación o canonización del mismo. Estos actos se celebran al atardecer en el recuerdo de la llegada nocturna de las reliquias y en todas estas celebraciones está presente el fuego, bien sea en hogueras o antorchas. Aparece frecuentemente encabezando la manifestación el propio vítor o estandarte en forma de cruz o patena del que cuelgan varias cintas y donde aparece la imagen, el nombre del santo y que porta el mayordomo de la cofradía muchas veces a lomos de caballerías. Tras él, todo el pueblo en gran júbilo y alboroto lo pasea por las calles durante horas, inmerso en multitud de rituales poco ortodoxos desde el punto de vista religioso destinados a proclamar a voz en grito las virtudes y poder del santo.

Ocho días después de la Pascua de Resurrección, el lunes siguiente al domingo de Cuasimodo o segundo domingo de Pascua, celebran en Frómista (Palencia) el día de san Telmo, y su correspondiente vítor, aunque en el martirologio romano la Iglesia señala como el día de su fiesta el 14 de abril. La posibilidad de caer la celebración dentro de los días de la Semana Santa, hizo que la localidad lo festejara de manera móvil alabando al beato con gozos, banda de música, toros, procesión y “danzas de palo y manopla y hierro a imitación de los valencianos”, según los testimonios recogidos en el año 1742 y publicados en el actual Manual del Cofrade de Carlos Vallejo. Las danzas de palos se interpretan al menos desde 1880 con dulzaina (aunque alternan hasta 1910 con la flauta de tres agujeros y el tamboril) y la víspera al anochecer tiene lugar la multitudinaria fiesta del “Ole”. En ella se procesiona el estandarte del santo o “vítor” conmemorando la llegada de las reliquias -un pedacito de hueso del radio- a la villa natal del beato, tras la canonización ocurriendo tal entrada la anochecida del 19 de octubre de 1742 a donde acudieron vecinos y lugareños con teas y colocando numerosas hogueras para iluminar al paso de la comitiva. El Vítor y las insignias serán acompañadas nuevamente por el pueblo, las autoridades y las danzas al día siguiente y el domingo próximo, el día de San Telmillo. Las bandas de música de Herrera de Pisuerga, Saldaña o Palencia capital, la de San Quintín de Valladolid, la de San Marcial de Burgos o la “Carpis” del músico y dulzainero Julián Torres de Saldaña adornaron musicalmente al santo desde el primer tercio del XX, a la par que los dulzaineros, que, colocados en el encabezamiento de la procesión de la mañana siguiente, tocaban para los danzantes diferentes pasacalles, lazos y el tejido de cintas.

El estandarte se venera y se da a besar a los cofrades y devotos a la salida de la parroquia y sale acompañado de las varas de los mayordomos mientras son aclamados con los sones de la antigua Marcha real, pieza obligada en el ritual católico desde hace varios siglos para indicar la aparición de las veneradas imágenes religiosas como ya dijimos. Marchando de espaldas y cara al vítor, se inicia el recorrido.

El trayecto de este vítor puede durar varias horas. El recorrido parte de la iglesia de San Pedro hacia la antigua casa natal del santo donde se lee un pregón satírico con las incidencias acaecidas en el pueblo en el último año siguiendo nuevamente la procesión hasta San Pedro, pudiendo alargarse durante cuatro o cinco horas. Los participantes siguen al Vítor y a los mayordomos de la cofradía en un ambiente de lo más disipado y animado con palos, porras o cachabas que golpean rítmicamente cantando: -¡Esto es ole!- o -¡Esto no es ole!; ¡Ole y más ole!, ¡el ole no se quita porque lo ha puesto la tía Majita!”, ¡Viva san Telmo! o ¡Quietos paros! ¡esto corre mucho! a son del tambor de la charanga que actualmente acompaña que va marcando sugestivamente el ancestral ritmo de 5/8. De vez en cuando la banda interpreta algunas canciones de moda de años pasados preferiblemente el vals “¡Qué guapa estás María!” la composición de Angel Ortíz de Villajos de 1940, o algunos de los paloteos que se ejecutarán en la fiesta, y que cantan todos y acompañan golpeando en el suelo con las cachabas o las escobas que llevan en alto. La procesión suele salir a las diez tras la postura del sol pues es una procesión nocturna -como muchas de estas procesiones cívicas que escapaban al control de la iglesia- y acaba muy entrada la noche.

La danza de palos de Frómista conserva ocho lazos aunque por el camino han quedado, que sepamos en el último siglo, otro par de ellos “Los Maceos” y “Los molinillos de Don Pedro”, cuya partitura fue transcrita en 1939 por Guzmán Ricis. También se danza “El pajarito”, “Lavandera”, “Al glorioso san Telmo”, “Señor mío Jesucristo”, “La Virgen es costurera”, “Los pajaritos” y “Don Diego”.





Logo de Antropofonías



Los Animales
La Cosecha
La Indumentaria


La Naturaleza
Las Danzas
Los Bailes


Los Trabajos
Las Creencias