MECyL

Creencias y mentalidades

La mujer y el hombre • Ante las enfermedades • Ante las fuerzas de la naturaleza • Ante la muerte • Agradecimientos y demostraciones


La Virgen sagrada. Pinarnegrillo (Segovia)

Cantada por Nicanora Tardón de 83 años y su hija María Eugenia Santos de 53 años el 30 de agosto de 2016. Grabada por Carlos Porro y Arturo Rodríguez en Pinarnegrillo para el CD Archivo Segoviano de Folklore volumen VI y VII editado en 2017



Escuchar el tema >



Cantaremos los pastores por padres de pecadores…

La Virgen sagrada que es Madre de Dios
ni la hay ni la hubo más linda que vos.
Si venemos uno, entraremos dos,
con nosotros viene la Madre de Dios
Si venemos dos entraremos tres,
con nosotros viene la Virgen también.
Si venemos tres entraremos cuatro,
con nosotros viene el Espíritu Santo.
Si venemos cuatro entraremos cinco,
con nosotros viene todo el Paraíso;
y cinco en la guía y seis en la zaga
con nosotros viene la Virgen Sagrada.
La Madre de Dios
ni la hay ni la hubo más linda que vos.
-Dime sacerdote: ¿cuál es tu morada?.
-La hostia y el cáliz, la Virgen sagrada.
La Madre de Dios,
ni la hay ni la hubo más linda que vos.
-Dime sacerdote: ¿cuál es tu mujer?.
-La hostia y el cáliz la Virgen también.
La Madre de Dios,
ni la hay ni la hubo más linda que vos.

LOS AGRADECIMIENTOS. PROCESIONES Y DEMOSTRACION PÚBLICA DE LAS CREENCIAS

Los pastores cantaban antes de entrar en la iglesia, pidiendo permiso al señor cura para realizar después estos autos teatrales, sus danzas o sus villancicos. En Segovia se conocía y cantaba en los pueblos de Fuentepelayo, Mozoncillo, Aguilafuente, Aldea Real y Pinarnegrillo un precioso romance titulado “La Virgen sagrada” que como coro y solista interpretaban los pastores ataviados de sus pellejos de oveja, de sus morrales, changarros y cachabas a la puerta de la parroquia. Muchos de los recuerdos de esos días los recoge Mª Eugenia Santos en sus textos a propósito de la canción:

La noche del 24 de diciembre era la noche más mágica del año; esa noche se preñaban las viñas, los símbolos protectores se prodigaban por doquier; se colocaba sobre el tejado de la casa el último tronco que ardía en el hogar, causando a veces algún susto si el tiempo andaba seco y la madera de los rasillones prendía por alguna teja movida. Era también la última noche de ayuno de Adviento; se cenaba de vigilia, generalmente bacalao (se solía decir de la gente derrochona: -¡y luego en Nochebuena el bacalao fiao!-). Los pastores que guardaban ovejas, propias y ajenas, celebraban su gran fiesta; se vestían sus mejores galas para adorar y cantar a su patrono, el Niño Dios. La misa del Gallo, cantada por los pastores se perdió hace años, en parte animado o censurado por algún párroco que denunciaba el acto como irreverencia. La abuela Eugenia tenía un pastor, que era de Mozoncillo y cantaba en la iglesia “La Virgen Sagrada”, que daba gloria oírle. Recientemente, y gracias a las Aulas de Cultura promovidas por la Diputación Provincial de Segovia, que propicia el encuentro y el intercambio de conocimientos, compartir la memoria colectiva de cada pueblo y los de la comarca descubrí la letra completa de “La Virgen Sagrada”, texto que guarda, como un tesoro la Sra. Mercedes Olmos, natural de Fuentepelayo y vecina de Aldearreal; escrito por su abuela María Fernán, donde conserva éste y otros romances de Navidad y que ella, junto con sus hermanos cantaban en las noches de invierno al amor de la lumbre.

El segundo día de Pascua de Natividad los chicos íbamos a pedir la “colación” en casa de los padrinos, y recogíamos dulces, castañas, alguna naranja y, con suerte, algo de dinero. La Noche de Reyes era la primera Nochebuena del año; los mayores corrían de un lado a otro, portando escaleras para buscar a los Reyes, seguidos por los niños que los miraban alucinados y esperando encontrar a la mañana siguiente en sus zapatos algunos dulces o frutas y alguna perrilla, que, si había suerte, no era requisada nuevamente para otros menesteres. El día de Navidad y Reyes, las vecinas que acompañaban a la capilla domiciliaria de la “Sagrada Familia”, de la que existen dos, cantaban villancicos en las casas que la recibían; mi tía Petra lo recordaba bien, porque una de estas capillas venía a casa de mi abuela el día de los Reyes.


Una versión de este tema se conserva en Aguilafuente recogido por la Sección Femenina y se cantaba asimismo a la puerta de la iglesia antes de entrar en la misa de Nochebuena.





Logo de Antropofonías



Los Animales
La Cosecha
La Indumentaria


La Naturaleza
Las Danzas
Los Bailes


Los Trabajos
Las Creencias