MECyL

Creencias y mentalidades

La mujer y el hombre • Ante las enfermedades • Ante las fuerzas de la naturaleza • Ante la muerte • Agradecimientos y demostraciones


Kyrie y gloria de la misa de dulzaina. Segovia

Mariano Contreras de 78 años. Grabado en Segovia por Joaquín Díaz en 1981 y Félix Contreras, hijo del dulzainero



Escuchar el tema >



-Entonces la misa esa, que ya he visto yo la partitura que me la mandó Félix esa ¿dónde la aprendió usted?
-Pues esa la aprendí yo en Collado, de un gaitero que había y un sacristán que eran ya muy ancianos y aquellos pues tocaban la misa. Como no había órgano pues el sacristán cantaba la misa a la voz de la dulzaina. Como antiguamente la misa era en latín pues los kiries empezaban así:
Kyrie eleison, Christe eleison, Kyrie eleison tres veces y luego venía el Gloria. El señor cura decía:
-Gloria in excelsis Deo,
y luego empezaba la dulzaina y el sacristán:
-Et in terra pax hominibus
bonæ voluntatis.
Laudamus te,
benedicimus te,
adoramus te,
glorificamus te

y así iba hasta terminarle y solo cantaba el sacristán y el gaitero con la dulzaina y el sacristán iba a la voz de la dulzaina. Y yo la he aprendido de Collao y luego la he tocado en Madrid en esos pueblos de Villavieja, de Navarredonda, San Mamed, Lozoya por ahí la he tocado en muchos sitios y aquí en la provincia de Segovia donde no había órgano, pues también en Santo Domingo, en Collado, en La Salceda y en todos estos pueblos que no había órgano porque antes había órganos en pocas iglesias y nos decían: -Na, pues ¿viene el gaitero?, particularmente en las bodas, ¿viene gaitero? Pues si sabe la misa que toque la misa. Y luego después, ¿sabe tocar la salve?, pues que toque la salve también. Y tocábamos la salve. Era una misa de fiesta de cuando iba a tocar algún gaitero; y luego como esa misa la toqué en muchos pueblos me vine a vivir aquí a Segovia y fui a tocarla a La Lastrilla, y en la Lastrilla había danza de danzantes y yo le dije al señor cura: -Esta misa se puede sacar en paloteo, como los danzantes tienen paloteo, lo mismo que tocan los paloteos que saben ellos pues la pueden tocar en paloteo en la iglesia. Pues empezamos con los danzantes y la sacaron los danzantes y en la iglesia pues cuando decía el señor cura los kiries pues empezábamos a tocar los kiries y luego después el señor cura decía: -Gloria in excelsis Deo y empezaban los danzantes a tocar al son de la dulzaina con los palotes, pues sí. Et in terra pax hominibus y hasta que se terminaba el gloria y luego el credo y luego el agnus Dei y luego el sanctus y así, y al acabar pues luego ya nada; y luego en la procesión tocábamos jotas y luego los paloteos también de los que sabían ellos. Los paloteos pues tienen el gloria, que le tocaba también en paloteo tiarareararar pero más aprisa que en la misa… lo repetían y cuando hacían cuatro calles luego ya se terminaba…

LOS AGRADECIMIENTOS. PROCESIONES Y DEMOSTRACION PÚBLICA DE LAS CREENCIAS

Son escasas las misas de dulzaina que nos han llegado donde intervenía este instrumento con melodías propias. Se han conservado mucho más las misas de gaita de fuelle o de flauta de tres agujeros en Salamanca, en Zamora y algunas partes en León. Muchos de los dulzaineros tocaron dentro de la misa al alzar, la Marcha real en el momento de la consagración y al ofertorio. En este caso se tocaban ya a mediados de siglo XX temas modernos y en los tiempos de la república algunos dulzaineros sustituyeron la Marcha real, propia de este oficio, por otras melodías que no suscitaran vanos malentendidos, como la Marcha de san Ignacio.

Entre las joyas musicales de nuestro patrimonio conservamos gracias a la memoria del dulzainero segoviano Mariano Contreras (1903-1994) y a la labor de recopilación de su hijo Félix una genuina misa dulzainera. La misa antigua formó parte del repertorio de muchos dulzaineros pero fue perdiendo fuerza por el olvido de las costumbres y sobre todo por la llegada masiva de armonios a las parroquias a finales del XIX tras su invento y perfección desde que a principios del XIX lo diera forma Grenié.

La misa está compuesta por varias partes: kyrie, gloria, credo, sanctus y agnus Dei que aprendió del dulzainero el Tío Pito y el sacristán de la parroquia el tío Pantalión de Collado-Hermoso (Segovia) cuando contaba 16 años, o sea en 1919 y según refiere debió de estar en boga hasta los años treinta del siglo XX cuando se fue olvidando. Solía tocarla en las localidades serranas de Gallegos de la Sierra, Arcones, Arconcillos, Matabuena, Collado Hermoso, La Salceda, San Mamés, Navarredondilla, Pinilla, Villavieja y Lozoya en la vertiente segoviana y madrileña a donde se desplazaba desde su residencia de Santiuste de Pedraza. Curiosamente las partes de esta misa tuvieron una nueva vida en la tradición cuando fueron adaptadas para las danzas de palos en La Lastrilla en los años 60 tras trasladarse el dulzainero a vivir a Segovia en 1956.

Las partituras pueden consultarse en el artículo que para la Revista de Folklore hizo el hijo del dulzainero, redoblante de su padre, Félix Conteras en el año 1994 (número 168) y la edición de la misma que hizo en CD en 1999 en la casa Saga de Madrid.





Logo de Antropofonías



Los Animales
La Cosecha
La Indumentaria


La Naturaleza
Las Danzas
Los Bailes


Los Trabajos
Las Creencias