MECyL

Creencias y mentalidades

La mujer y el hombre • Ante las enfermedades • Ante las fuerzas de la naturaleza • Ante la muerte • Agradecimientos y demostraciones


Ramo a la Virgen del Dado. Cabreros del Río (León)

Cantado por Teresa, Vicenta Álvarez, Isabel Fresno, Micaela Melón y Ana María Llorente. Grabado por José María Vizán y Carlos Porro en Cabreros del Río el 17 de marzo de 2005. Vicenta Álvarez hace la presentación



Escuchar el tema >



Virgen Sagrada del Dado, / Madre del Divino Amor
aquí tienes a tus hijas / implorándote favor.
Virgen Sagrada del Dado / nuestra especial abogada /
suplicad a vuestro Hijo / nos socorra con su gracia.
Sagrada Virgen del Dado, / hermosa paloma blanca,
venimos a visitaros / día de segunda Pascua.
Estas humildes doncellas / a cantaros alabanzas
venimos en procesión / a humillarnos a tus plantas.
Y todos aquí postrados / te hagamos la reverencia
con muy grandes sentimientos / te pedimos muy de veras,
la salvación para el alma, / Señora, que es la primera
y también si nos conviene / los frutos sobre la tierra.
Virgen Sagrada del Dado / te pedimos muy de veras
nos libres de malas nubes / consérvanos la cosecha.
Virgen Sagrada del Dado, / Madre del Dios verdadero,
nosotros hoy te pedimos / por la paz del mundo entero.
El mundo entero conoce / vuestra generosidad,
que para el que no es culpable / siempre has tenido piedad.
Piedad, piedad, Virgen santa / para impíos y malvados
para todo el que se aparte / de tu Hijo soberano.
Virgen Sagrada del Dado / también te llamamos riego
que nos regáis nuestros campos / con el rocío del cielo.
Agua, pide el labrador, / agua pide el ganadero,
agua te pedimos todos, / agua si la merecemos.
En ti confiamos, Madre, / porque eres muy compasiva
que todo cuanto pedimos / enseguida nos lo envías.
Siempre que a vos acudimos / los corazones se alegran
porque estamos muy seguros / que tú siempre nos consuelas.
¿Qué es aquello que allí veo / en el medio del altar?.
Nuestra Señora del Dado / venimos a visitar.
Sola estás en esta ermita / al lado de una pradera
orilla de un hondo río / y un jardín que nos rodea.
Virgen Sagrada del Dado / donde todo el bien se encierra
de la segunda persona / de los cielos a la tierra.
En malicia introducidos, / en la envidia y la soberbia,
¿cuántos hay que en Dios no creen / ni a su Madre la veneran?.
De los templos hacen mofa / y a los pobres les desprecian
aunque veis en este mundo / viven a su rienda suelta,
su orgullo no les valdrá / pues la muerte ha de ser cierta
Virgen Sagrada del Dado / que pisáis claras estrellas.
Mozo que tienes el ramo / pide a la Virgen del Dado
pídela de corazón / nos perdone los pecados.
Y ahora todos los presentes / las pascuas felicitamos
que las tengáis muy felices / con todos los de su agrado.
Las gracias al sacerdote / que la misa ha celebrado
y a los dueños de esta ermita / que licencia nos han dado.
Este ramo que traemos / de cera viene cargado
para lucir los domingos / y fiestas de todo el año.
Esta poca de ofrenda / que hoy el pueblo te ofrece
recíbela con amor / y alegres ya nos iremos.
Adiós, Princesa amorosa, / alegría de este pueblo
haced que también cantemos / en el Reino de los Cielos.
De esto ya nos despedimos
Virgen Sagrada del Dado,
pero ahora gran Señora
una salve te cantamos.

Salve a la Virgen del Dado

Salve Virgen pura, / salve Virgen, Madre,
salve Virgen bella, / Reina, Virgen salve.
Vuestro amparo busco / benigno y suave
hoy los desterrados / aquí en este valle.
Pecadores somos / detiéneles, Madre
¡ea! pues, Señora, / no nos desampares.
Si por nuestras culpas / penas a millares
merecemos todos, / / tu favor nos salve.
Tus hermosos ojos / llenos de piedades
a nosotros vuelvan / / Soberana Madre.
Tu dulce Jesús, / que es fruto admirable
de tu puro vientre / muéstranos afable.
¡Oh! clemente ¡oh! Reina / tu favor alcance
el pecador triste / que a tu puerta llame.
Haz que tu rosario / a quien lo rezare
ahora y en la hora / de la muerte ampare.
Todos te ofrecemos / aunque un león rabie
con afecto pío / / Virgen el rescate.
Tu rosario es / la cadena grande
que con ella atas / al dragón infame.
Tus quince misterios / son quince rosales
son todos alivios / para los mortales.
Ahora suplicamos, / Soberana Madre,
que las aflicciones / tu piedad alcance.
Haz que en el impío / gloriosa te canten
con los serafines, / salve, Virgen salve.
con los serafines, / salve, Virgen salve.

MORTIFICACIONES Y PENITENCIAS

Otro ramo muy interesante por su largo recorrido musical es el que realizaban en León a la Virgen del Dado en los contornos de Cabreros del Río el lunes siguiente a la Pascua de Pentecostés y donde participaban los pueblos circunvecinos de Gigosos, Cubillas y el propio Cabreros. La imagen, cuenta la tradición que viene a representar a María y a su Hijo en una advocación surgida tras un suceso acaecido a los pies de uno de los pórticos de la catedral de León, en el que un soldado de los tercios de Flandes, airoso en una jugada de azar lanzó un dado contra la Virgen y el Niño, instante mismo en el que brotó una gota de sangre de su frente. Admirado ante el hecho y arrepentido acabó profesando en la orden de San Francisco. Aunque la imagen más conocida se encuentra en la catedral de León, Nuestra Señora del Dado se venera en otras localidades, especialmente en Cabreros del Río, donde se halla recogida en la ermita que se atiende en la Granja de San Antolín y a ella acuden desde Cabreros, Gigosos y Cubillas de los Oteros en romería. La antigua talla del siglo XIII se procesiona ese día, y a ella se le pide el agua y se le hacen ramos de ofrecimiento de cera en espera de que conceda la gracia. Tras el canto del ramo, se canta la salve. El ramo en León y en Asturias se mantiene con relativa vigencia, y se ha ido perdiendo en el resto de las provincias cercanas de Valladolid y Palencia.





Logo de Antropofonías



Los Animales
La Cosecha
La Indumentaria


La Naturaleza
Las Danzas
Los Bailes


Los Trabajos
Las Creencias