MECyL

Creencias y mentalidades

La mujer y el hombre • Ante las enfermedades • Ante las fuerzas de la naturaleza • Ante la muerte • Agradecimientos y demostraciones


Clarín de la procesión de Viernes Santo. Sahagún de Campos (León)

Grabado por Carlos Porro y Javier Prieto en la Semana Santa de 2018



Escuchar el tema >



Durante el trayecto los penitentes que llevan las tallas van cantando un popular y antiguo calvario del que repiten insistentes algunos pasajes de la quinta estación:

Yo también quiero ser cirineo
ya lloro mis culpas y pido perdón.
Madre afligida, de pena hondo mar
logradnos la gracia de nunca penar.

MORTIFICACIONES Y PENITENCIAS

Junto a plegarias lastimosas, ayes y canciones lúgubres que imploran el perdón divino algunos instrumentos se hacen eco de los ruegos de los penitentes, generalmente tambores y un bombo destemplado desajustado en sus cuerdas, que golpean rítmicamente acompañando el paso de los santos o cruces que portan. Esquilas, carracas, matracas y otros instrumentos de viento-metal restallan el eco en los pulmones de los hermanos de cofradía. En visiones demasiado globales los principales instrumentos –clarines y timbales-, se funden ahora, en las modas urbanas y al aire andaluz en las bandas de cornetas y tambores que desde hace unas décadas echan sus turísticas notas brillantes y floridas ahogando el viejo lamento castellano. Los cofrades son los encargados de llevar el paso, descalzos si están ofrecidos. Este detalle es muy frecuente en la liturgia también lúdica, donde muchos romeros acuden descalzos al santuario de su devoción y ofrecen su danza de esta manera. También se ofrecen yendo de rodillas al templo, caminando con piedrecillas o garbanzos en los zapatos o tapándose con una venda los ojos durante la procesión al paso de la imagen para sufrir la mortificación de no ver a su querida patrona en tan destacado lance.





Logo de Antropofonías



Los Animales
La Cosecha
La Indumentaria


La Naturaleza
Las Danzas
Los Bailes


Los Trabajos
Las Creencias