MECyL

Creencias y mentalidades

La mujer y el hombre • Ante las enfermedades • Ante las fuerzas de la naturaleza • Ante la muerte • Agradecimientos y demostraciones


La Virgen y el pastor. Villanueva de Avila (Avila)

Versión cantada por Justo Muñoz López de 73 años de edad con e rabel de una cuerda. El tema lo grabaron Yolanda Pérez, Carlos del Peso y Carlos Porro en Collado-Villalba (Madrid) en presencia de su familia el 10 de mayo de 1997



Escuchar el tema >



Siete leguas de Anquilón / se ejercitaba un mancebo,
guardando sus ovejuelas / y en buscarlas el sustento.
Y a eso de la media tarde / vio venir por aquel cerro
y una hermosa pelegrina / con un infante pequeño,
y ella que se fue acercando / donde el pastor tenía el puesto:
-Dame, pastor, pa este Niño / y algo de ese tu sustento.
-Señora, el pan que yo traigo / y es de cebada y centeno,
pero con mi voluntad / se lo doy de lo que tengo.
Echó una acción a partirlo / se le volvió blanco y tierno.
-Señor, a tu lugar vayas, / dile al cura de tu pueblo
que ayune a pan y agua / y este sábado primero.
-Señora yo lo diría / pero de mi no es creerlo.
Tendió la Virgen su toca / y en la tabla de aquel techo
con un letrero que dice: / lo que el pastor dice es cierto.

MORTIFICACIONES Y PENITENCIAS

Ultrajar el propio cuerpo es una seña de querencia y devoción. La austeridad, la búsqueda del dolor, el alejamiento del placer y el bienestar son ofrecimientos particulares o colectivos que buscan la gracia y ayuda a quien se implora. Si las rogativas, son manifestaciones penantes comunitarias de todo un pueblo o una colectividad (desde una cofradía hasta una comarca o valle entero que aglutina docenas de localidades) en la costumbre se manifiestan otras situaciones dolosas donde va implícito el sentido penitencial. Junto a las oraciones y rezos, se ofrecen circunstancias personales que pueden variar desde el ayuno, los ofrecimientos de acompañar descalzos una imagen, vestir un hábito durante un tiempo determinado o toda la vida, a excluir algunas celebraciones festivas como dejar de bailar o cantar.

El viejo romance de La Virgen y el pastor, que bajo el título dedicado por el Seminario Menéndez Pidal se estudia como La Virgen elige a un pastor como mensajero, se cantó en toda España y en él se refieren algunas de las mortificaciones de ayunos y abstinencias. En Asturias se acompaña con golpes del pandoriu (un curioso pandero redondo sin sonajas y con mango), las panderetas y el tambor como lo bailan los llaniscos en uno de sus bailes míticos, “el corri-corri” al que muchos consideran uno de los más antiguos de la cornisa, por el carácter ritual, romancístico y los elementos de la coreografía, un hombre y varias mujeres que ejercitan los movimientos, las idas y venidas serenas y con ramos de laurel en las manos. Se canta ya poco en el resto de España o pocas son las versiones que se han recopilado y básicamente en este área del noroeste penínsular, de ahí el interés que en la sierra de Gredos lo hayamos localizado aún en varias versiones como las que aquí ofrecemos. Estas versiones propias de los tiempos navideños han subsistido dentro del repertorio del arrabel abulense de una o dos cuerdas en el valle del Alberche pero también dentro del ciclo romancístico habitual de la semana de Pasión, por la temática de la abstinencia que aparece inserta en los hemistiquios que refería el ayuno a pan y agua realizado en la Cuaresma.





Logo de Antropofonías



Los Animales
La Cosecha
La Indumentaria


La Naturaleza
Las Danzas
Los Bailes


Los Trabajos
Las Creencias