MECyL

Creencias y mentalidades

La mujer y el hombre • Ante las enfermedades • Ante las fuerzas de la naturaleza • Ante la muerte • Agradecimientos y demostraciones


Súplica al Cristo de San Felices de Becerril de Campos (Palencia)

Cantada por Pilar Merino de Andrés de 67 años de edad. Grabado en Urueña (Valladolid) en 2013 por Carlos Porro



Escuchar el tema >



Cristo de San Felices tu pueblo con fervor
implorando tus gracias te aclama con amor.
No desoigas sus ruegos y dales el perdón.
Convertid vuestras vidas volver a vuestro Dios,
y vuelva yo a vosotros, ésto dice el Señor.
Cristo de San Felices tu pueblo con fervor…
Llorará el sacerdote al pie de su altar
y el pueblo arrepentido implorando piedad.
Cristo de San Felices…

Perdonemos a todos haciendo bien por mal
y Cristo nuestras deudas nos podrá perdonar.
Cristo de San Felices…

EL HOMBRE ANTE LAS FUERZAS DE LA NATURALEZA

Cuando es necesario se establecen los rezos y en solemne procesión se recorren las calles y campos en rogativa o romería hacia la ermita del santo. En Becerril de Campos (Palencia) acompañaban en estas procesiones los danzantes y contó con diversas cuadrillas de danza que desarrollaban su actividad principalmente en las fiestas de cofradía, san Isidro y el Corpus. Destaca la sentida vinculación con la cofradía de pastores fundada en 1718 que bajo la advocación del Cristo de San Felices, se organizó entorno a una ermita a donde se acercaban los romeros a celebrar fiesta en dos ocasiones a lo largo del año. La primera el último sábado de mayo en la conocida romería denominada del pan y el queso y la segunda propiamente del “Cristo de los pastores”, el último domingo de septiembre. La ermita se encuentra en mitad del campo, a pocos kilómetros de la villa y es la imagen a la que más devoción se tiene y a la que se encomiendan los becerrileños en caso de necesidad, enfermedad y para el auxilio del campo en las épocas de sequía. Una querida imagen del Cristo, corría de casa en casa en una sencilla capillita de mano que el ermitaño, el cristero, paseaba algunos días por la localidad acercándose desde su ermita pidiendo limosna. A Él se recurre en toda necesidad.

Pero tan importante como los juegos de los palos era la danza que con sus continuas idas y venidas animaba la procesión. Con ella se acompañaba a san Isidro, o en la ermita de San Felices a la imagen de la Virgen de la Esperanza y el Niño Jesús, las únicas tallas que se procesionaban ese día, pues el Cristo quedaba en su altar. En tiempos, muy lejanos ya, se le traía en novena hasta el pueblo y su despedida la acompañaban los danzantes. La rogativa era el momento en el que se realizaba uno de los detalles más señalados de los muchos que conforman la danza. En la fiesta de mayo, época de pedir el agua, la comitiva la encabezaban los danzantes y el tamboril camino de la ermita cuando algunos devotos solicitaban que se realizara un lazo en su parcela sembrada, ofreciendo a continuación una propina. Los danzantes abandonaban el camino y en la tierra misma realizaban el paloteo manteniendo una ritualidad propia de milenios. Algunas mujeres daban otra propina y decían: -¡Dáncenme un lazo al Cristo!:

“Mira, se iba por el Cristo en rogativa y al llegar a una tierra el que quería, que ha habido años, que se iba en rogativa que es que no llovía, se le ha bajado el Cristo a Becerril, y entonces había, una tierra y decía ¡echa un lazo aquí, a la mi tierra!, le pagaban si era una peseta, un duro y entonces cantaban los danzantes eso, con dulzaina y allí se paraban” (María de Andrés Redondo Pichucha de 77 años de edad, 16 de septiembre de 1990. Entrevista de J. M. Silva y Carlos Porro).

Durante el camino acudían los vecinos a honrar al Cristo y a pedirle amparo cantando las letanías en latín donde fervorosamente pedían el agua para los campos, a lo que el Cristo accedía milagrosamente:

Viva Becerril de Campos,
viva Becerril que tiene
un Cristo de San Felices
que cuando le sacan, llueve.
El Cristo de San Felices
la Virgen de la Esperanza
que bendigan nuestros campos
que nos hace buena falta
.





Logo de Antropofonías



Los Animales
La Cosecha
La Indumentaria


La Naturaleza
Las Danzas
Los Bailes


Los Trabajos
Las Creencias