MECyL

Creencias y mentalidades

La mujer y el hombre • Ante las enfermedades • Ante las fuerzas de la naturaleza • Ante la muerte • Agradecimientos y demostraciones


Rogativas a la Virgen del Almuerzo de Narros (Soria)

Relato del 16 de enero de 2002. Grabado por Carlos Porro a un matrimonio mayor de Narros



Escuchar el tema >



Cuenta la leyenda que fue en la sierra del Almuerzo donde los siete infantes de Lara, se aposentaron y descansaron antes de encontrar su fatal destino con los musulmanes en el Val de la Arabiana bajo el Moncayo. A los pies se encuentra la ermita de Nuestra Señora del Almuerzo edificada sobre innumerables leyendas desde que se apareciera en el siglo XII a unos pastores:

El Arabiana o Torambil es un riachuelo que desagua en el Rituerto, cerca de Almenar. Remontando su curso, y a cosa de tres leguas y media de esta villa, se penetra por una cañada (abierta entre la base del Toranzo y el monte Riajal, última estribación de la sierra del Madero) a un estrecho valle que se hace entre las pendientes del Moncayo y del Toranzo, lleno todo de praderas regadas por el arroyo. La cañada y el valle se llaman el Estrecho y los Campos de Arabiana. Sobre ellos, y recostado en el Moncayo, está el lugar de La Cueva, así llamado por una famosa que le está vecina, donde según doctas tradiciones guardaba sus rebaños el gigante Caco, temiéndose de Hércules. La ladera del Toranzo, que está enfrente de La Cueva, recibe el nombre de los Quintos de Arabiana. Desde ellos parte una senda que los pastores llaman de los Siete Infantes, donde nunca crecen matas ni yerbas que la borren. La senda, pasando por cima del Estrecho, conduce a la vertiente del monte opuesta a los Campos y muere en una peña llamada también Mesa de los Infantes de Salas. En ella como en la Sierra del Almuerzo, dicen que están marcados los platos y cubiertos con que aquéllos comían, y que se conservan o conservaban además las argollas donde ataban los caballos y las pesebreras. Claro es que nada de esto se ve, y que tal mesa no es más que una enorme piedra cuadrada, casi oculta entre los robles y la maleza del monte” (La Leyenda de los Infantes de Lara de Ramón Menéndez Pidal. Madrid, 1896).

EL HOMBRE ANTE LAS FUERZAS DE LA NATURALEZA

La falta de agua, como bien necesario que es, obliga al labrador a estar pendiente de las nubes y averiguar por su luz, su color, su olor si ese agua llegará a tiempo o por el contrario habrá que recurrir a las rogativas para pedir tan preciado recurso, y pedir asimismo, que llegue en su justa media, pues una tormenta de pedrisco arruinaría igualmente el campo.

La rogativas es, ya lo indica la palabra, un ruego a Dios y a la Virgen en demanda de esa necesidad y de su pronto alivio, clamando con cierta urgencia el remedio. Al menos sucede así desde tiempos del Antiguo Testamento, donde estas súplicas comunitarias y de carácter humillante generalmente, aparecen recogidas para casos de peste, sequn a muchos otros santos. A San Isidro los labradores, o a miasa Virgen- en demanda de esa necesida y su proto aliviosco arruina ías, hambrunas y epidemias.

En tiempos de sequía o por el mes de mayo cantaban y sacaban en rogativas a la patrona, aunque la petición para ello debía realizarla la localidad de La Estepa que es quien por tradición manda en la concordia para sacar a la Virgen:

Agua te pedimos, venerable Madre,
agua te pedimos, no nos abandones.

Virgen Santa del Almuerzo
agua nos podías dar,
que se nos secan los trigos,
que se nos secan los trigos,
cucos, avena y cebás.


Era un romance que había que ya no me acuerdo, eran cuatro vírgenes de cuatro hermanas, dice que se llevaban mal. Su padre las apartó, y dijo que no, las trasladó para que no se oyeran las campanas de una a otra, me acuerdo de oírlo que lo cantaban, un romance que había.

Agua te pedimos, soberana Madre
agua te pedimos, no nos desampares.

Virgen Santa del Almuerzo
agua nos podías dar,
que se nos secan los trigos,
que se nos secan los trigos,
cucos, avena y cebás.


Las cuatro hermanas eran la Virgen de la Peña de San Pedro Manrique, Nuestra Señora del Almuerzo de Narros, la de Santos Nuevos en Almarza y la Llana en Almenara.





Logo de Antropofonías



Los Animales
La Cosecha
La Indumentaria


La Naturaleza
Las Danzas
Los Bailes


Los Trabajos
Las Creencias