MECyL

Creencias y mentalidades

La mujer y el hombre • Ante las enfermedades • Ante las fuerzas de la naturaleza • Ante la muerte • Agradecimientos y demostraciones


El vítor de santo Toribio. Mayorga de Campos (Valladolid)

Grabación realizada por Antonio S. del Barrio, M. Cano y José Espinosa el 27 de septiembre de 1984



Escuchar el tema >



Desde la ermita y tras el toque de la campana se prenden los pellejos y se inicia el recorrido con el pasodoble interpretado por una caja, una trompeta y un saxofón que suena incesantemente mientras los vecinos lo cantan con las letras creadas allí. Tras los vivas en la plaza y en la ermita al regreso se canta un himno al santo titular.

Brillante sol de América del Sur,
Mayorga fue la cuna de tu luz,
dos mundos, pues tu lumbre recorrió,
la misma fe que fulguró en la cruz.
Ángel de paz, nacido en nuestro suelo,
tu corazón, es nuestro corazón,
la sangre real, que corre por tus venas,
aquí brotó mágico raudal.
Toribio, singular,
pastor celoso de tu grey
las almas al salvar,
en nombre vas de Cristo Rey.
América te vio cruzar
su basta inmensidad,
y al eco de tu voz,
un nuevo mundo vio la paz.
Vuelve ya tu hermoso corazón,
a este pueblo que te dio la vida,
y te implora con tu fe rendida,
tu amorosa y santa bendición.
¡Viva santo Toribio!
¡Vivan los mayordomos!
¡Vivan los forasteros!
¡Vítor santo Toribio!

LOS AGRADECIMIENTOS. PROCESIONES Y DEMOSTRACION PÚBLICA DE LAS CREENCIAS

Otra procesión cívica se mantiene y se está recuperando en los últimos años en el Cerrato palentino, la procesión del vítor de Villamediana, que también tenía sus danzantes de paloteo, los sermones y los vítores y alabanzas a santo Tomás de Aquino. En Valladolid festejan otro en Mayorga de Campos, conmemorando la llegada el 27 de septiembre de 1737 de las reliquias de santo Toribio Alfonso de Mogrovejo a su casa natal. Como en el caso de Frómista salieron a recibirle llenos de júbilo y en medio de una gran algarabía y al acaecer el caso de noche portando teas junto a las hogueras de las calles para iluminar el paso de la comitiva religiosa. El vítor o estandarte del santo es portado por los mayordomos en la procesión a las diez y media de la noche, alargándose la misma hasta la madrugada siendo acompañada por multitud de mayorganos que llevan unos altos varales con unos pellejos y odres de vino vacíos que queman como antorchas iluminando el camino. Los odres, empegados de pez por el interior para impermeabilizarlos con el antiguo uso, prenden rápidamente con una llama humeante que desprende gotas de brea o alquitrán resultando una fiesta en gran modo espectacular por el humo y el fuego. Está declarada de Interés Turístico Nacional.

Al margen de los actos religiosos de esos días dependientes del sacerdote y la ermita, esta procesión cívica se desarrolla por las calles del pueblo con los cientos de vecinos y sus antorchas que cantan y disfrutan a los sones de una charanga que interpreta “el pasodoble de santo Toribio” al que un mayorgano de pro puso letra y que corean incesantemente a lo largo de la procesión:

Muchos mayorganos en la noche de hoy,
portan sus varales con gran devoción,
acompañando al Vítor que es la insignia más gloriosa,
y es el signo más honroso del santo patrón.
Santo Toribio es el hijo de Mayorga,
guía y protector de su pueblo fiel
que no le olvidarán
aunque pasen los tiempos,
presentes, futuros,
y todos los demás.
Vamos a la plaza que hay mucho que ver,
fuegos artificiales verás encender.
Verás la teas encendidas con la gran algarabía,
recorriendo el redondel muy bien.
Y también verás a las chicas bonitas,
cantar y bailar,
danzar y fumar,
mientras que los muchachos,
joviales y contentos,
gozosos, sedientos,
descorchan el champán.
Muchos mayorganos en la noche de hoy
cantan, bailan, ríen a su alrededor
acompañando al Vítor que es la insignia más gloriosa,
y es el signo más hermoso del santo patrón.


La procesión transcurre entre los sones de la charanga y las teas, y en ella se bebe y se canta. El himno religioso propio del Santo se entona muy devotamente y con gran emoción al llegar a la plaza y se remata con una salve a la Virgen en la ermita la acabar el recorrido a altas horas de la noche. Entre otros temas se baila la jota y se canta una canción que no es otra que una adaptación en letra del conocido tema de “Ondiñas venen e van” de la Rianxeira gallega popularizada en extremo a pesar de ser una composición no muy antigua, pues data de 1947:

A la orillita del Cea cantaba una mayorgana
el patrón de nuestro pueblo santo Toribio se llama.
Que viva santo Toribio y este pueblo mayorgano
y que reine la armonía igual que el año pasado.
¡Oh¡ niñas ven, y ¡oh! niñas ven,
y ¡oh! niñas ven y verás,
no te vayas de Mayorga,
que te vas a marear.

La Virgen de Guadalupe cuando va por la ribeira
descalciña por la arena parece una rianxeira.
¡Oh¡ niñas ven, y ¡oh! niñas ven,
y ¡oh! niñas ven y verás,
no te vayas de Mayorga,
que te vas a marear.

No creas que porque canto tengo el corazón alegre
que soy como el pajarillo, que si no canta se muere.
¡Oh¡ niñas ven, y ¡oh! niñas ven,
y ¡oh! niñas ven y verás,
no te vayas de Mayorga,
que te vas a emborrachar.





Logo de Antropofonías



Los Animales
La Cosecha
La Indumentaria


La Naturaleza
Las Danzas
Los Bailes


Los Trabajos
Las Creencias