MECyL

Creencias y mentalidades

La mujer y el hombre • Ante las enfermedades • Ante las fuerzas de la naturaleza • Ante la muerte • Agradecimientos y demostraciones


La cena de la novia. Villarrodrigo de la Vega (Palencia)

Cantada por Ildefonsa Díez de Villarrodrigo de la Vega de 89 años de edad y grabado por Carlos Porro el 14 de junio de 1995 en su casa



Escuchar el tema >



La primer noche se comió la niña:
una perdiz muy linda.
La segunda noche se comió la niña:
dos palomitas blancas y una perdiz muy linda.
A las tres noches se comió la niña:
tres tórtolas, dos palomitas blancas y una perdiz muy linda.
A las cuatro noches se comió la niña:
cuatro ánares, tres tórtolas, dos palomitas blancas y una perdiz muy linda.
A las cinco noches se comió la niña:
cinco capones capudos, cuatro ánares, tres tórtolas, dos palomitas blancas y una perdiz muy linda.
A las seis noches se comió la niña:
seis gallinas gallinares, cinco asares, cuatro ánares, tres tórtolas, dos palomitas blancas y una perdiz muy linda.
Se cenó la niña a las siete noches:
siete conejos conejas, seis gallinas gallinares, cinco ásares, cuatro ánares, tres tórtolas, dos palomitas blancas y una perdiz muy linda.
A las ocho noches se comió la niña:
ocho corderos lechudos, siete conejos conejas, seis gallinas gallinares, cinco ásares, cuatro ánares, tres tórtolas, dos palomitas blancas y una perdiz muy linda.
A las nueve noches se comió la niña:
nueve carneros cornudos, ocho corderos lechudos, siete conejos conejas, seis gallinas gallinares, cinco ásares, cuatro ánares, tres tórtolas, dos palomitas blancas y una perdiz muy linda.
A las diez noches se comió la niña:
diez cabritos cabritas, nueve carneros cornudos, ocho corderos lechudos, siete conejos conejas, seis gallinas gallinares, cinco ásares, cuatro ánares, tres tórtolas, dos palomitas blancas y una perdiz muy linda.

Yo no sé más, mi padre cantaba hasta veinte pero yo eso otro no se lo aprendí…

LA MUJER Y EL HOMBRE. LA SOLEDAD Y LA COMUNIDAD

La dulzaina y el tambor, la flauta o la gaita de fole no podían faltar en la ceremonia. A veces era el tambor de los mozos y los cohetes los que lo anunciaban, con el redoble de tambor "a bodas" que saludaba a todos los invitados según llegaban y acompañaba a los novios abriendo paso durante el trayecto de la casa del novio a la iglesia. Las mozas, por su parte aguardaban la llegada del mozo a la puerta de la novia y entonaban asimismo durante el camino de ida y de venida, una vez casada, multitud de coplas relativas a la boda, muchas de ellas creadas expresamente con la ocasión, en la que salían a relucir vicios y virtudes de novios, padrinos, vecinos y hasta el señor cura. Y como costumbre antigua, las mujeres, la despedían de su bando, del de "las mocitas" con la enhorabuena de la víspera del casorio y en medio de bailes, pastas y aguardiente. La mañana de la boda, las mozas, dispuestas en dos bandos, continuaban el canto con los Buenos días a la novia en espera de las bendiciones paternas y la llegada del novio a son de tambor o con los gaiteros. Durante toda la subida a la iglesia no cesaban amigas y compañeras de cantar infinidad de viejas y nuevas coplas. Tras la comida, el mismo son volvería a cantarse con coplas ya más subidas de tono, junto a otros cantos del momento y el baile. Alguno de ellos con un rudo final para la novia como el antiguo tema de La cena de la novia.





Logo de Antropofonías



Los Animales
La Cosecha
La Indumentaria


La Naturaleza
Las Danzas
Los Bailes


Los Trabajos
Las Creencias