MECyL

Creencias y mentalidades

La mujer y el hombre • Ante las enfermedades • Ante las fuerzas de la naturaleza • Ante la muerte • Agradecimientos y demostraciones


La lechera. Terradillos de Templarios (Palencia)

Cantada por Bernardina Herrero de 80 años de edad en Terradillos de Templarios y grabada por Carlos Porro el 15 de septiembre de 1987



Escuchar el tema >



Desde niña fui lechera
fui feliz y fui dichosa
nací junto a una montaña
cerca de Villaviciosa, lará, lará.
Por los amores de un hombre
del mundo fui murmurada
aquellos tristes amores
me hicieron muy desgraciada lará, lará.
De aquellos tristes amores
solo me queda un recuerdo
un niño de lindos ojos
parece un ángel del cielo, lará, lará.
En tu casa llora un niño
y tú casada no eres
el niño te llama madre
y tú, marido no tienes, lará, lará.
-¡Calla hijo de mi vida!
que a tu madre le das pena
¡quçe dirán que un niño llora
en casa de una soltera!
Solterita y desgraciada
triste, ¿qué será de mi?,
que por un amor tirano
la felicidad perdí, lará, lará.
El niño de la lechera
no duerme sin que le canten
los cantares de aquel hombre
que anda por el mundo errante, lará, lará.
No quiero que nadie vaya
ni pise la carretera
no quiero que nadie sepa
el cantar de la lechera, lará lará.

LA MUJER Y EL HOMBRE. LA SOLEDAD Y LA COMUNIDAD

Volviendo a la soledad de la mujer, la crianza de los hijos es cosa de ella en la mayor parte de los casos, junto al ordenamiento de la casa, muchas de las labores del campo y el ganado. Apenas hay tiempo para el solaz o para la reunión y descanso de las mismas, en tanto que los hombres se entretienen en la bolera, en la taberna o parlamentando en el concejo. Pocas cofradías hay de mujeres como Santa Águeda o las Hijas de María, propia de casadas la una y de solteras la otra, y pocos momentos de reunión y de distracción sino es en la costura de las solanas o en el lavadero trabajando. Se aprecia muchas veces ese aislamiento social en los cuentos y cantos de las nanas a los hijos, curiosamente en un género llamado por los especialistas “nanas de adúltera” con textos poco edificantes para los niños donde se trataban situaciones de madres solteras o relaciones extraconyugales.

Dentro de este género se encuentra el romance, copla tardía más bien, de La lechera, popularizada a partir seguramente de un pliego de cordel de aquellos que cantaban los ciegos de finales del XIX o principios del XX. Muy conocido en toda España pasó incluso a Cuba bajo el mismo formato, como canto maldito de cuna.





Logo de Antropofonías



Los Animales
La Cosecha
La Indumentaria


La Naturaleza
Las Danzas
Los Bailes


Los Trabajos
Las Creencias