MECyL

Creencias y mentalidades

La mujer y el hombre • Ante las enfermedades • Ante las fuerzas de la naturaleza • Ante la muerte • Agradecimientos y demostraciones


Nana y cuento de Bustillo del Oro (Zamora)

Cantado por Honorata Ramos de 69 años de edad. Grabado en Bustillo del Oro por Carlos Porro el 24 de junio de 2010



Escuchar el tema >



El padre de esta niña
camina para Oviedo
le ha dado el aire en pompa
p’acá se ha vuelto luego.
¡Al run, run, niño, al run run!

Si no me has entendido,
entiéndeme ahora
que está aquí el padre
de este niño que llora.
¡Al run run, niño, al run run!

LA MUJER Y EL HOMBRE. LA SOLEDAD Y LA COMUNIDAD

Volviendo a la soledad de la mujer, la crianza de los hijos es cosa de ella en la mayor parte de los casos, junto al ordenamiento de la casa, muchas de las labores del campo y el ganado. Apenas hay tiempo para el solaz o para la reunión y descanso de las mismas, en tanto que los hombres se entretienen en la bolera, en la taberna o parlamentando en el concejo. Pocas cofradías hay de mujeres como Santa Águeda o las Hijas de María, propia de casadas la una y de solteras la otra, y pocos momentos de reunión y de distracción sino es en la costura de las solanas o en el lavadero trabajando. Se aprecia muchas veces ese aislamiento social en los cuentos y cantos de las nanas a los hijos, curiosamente en un género llamado por los especialistas “nanas de adúltera” con textos poco edificantes para los niños donde se trataban situaciones de madres solteras o relaciones extraconyugales.

Uno de estos cuentos que conserva varias partes cantadas refiere el entendimiento de la mujer con un vecino o el cura, y que ante la visita y vuelta de imprevisto del marido ha de avisar al amante de la nueva situación, lo que hace mediante una serie de cancioncillas arrolladas que a su vez las intérpretes suelen utilizar para acunar a sus hijos.





Logo de Antropofonías



Los Animales
La Cosecha
La Indumentaria


La Naturaleza
Las Danzas
Los Bailes


Los Trabajos
Las Creencias