MECyL

Los Trabajos

En el campo • En la casa • En la calle • En la iglesia


En la fragua

Charrada cantada por Eusebio Martín natural de La Maya y grabada en Aldeatejada (Salamanca), el 17 de septiembre de 2007



Escuchar el tema >



Tres días tuvo el herrero, a la herrera sin comer


y el herrero la decía: -¿cómo no comes, mujer?
-

¿Cómo quieres que yo coma, con las tundas que me metes?

Y el herrero la decía: -porque tú me comprometes-.



Ni que vengas a la una, ni que vengas a las dos


no viniendo tú borracho, lo mismo te quiero yo


lo mismo te quiero yo, lo mismo te he de querer,


ni que vengas a la una, ni que vengas a las tres.

Me llamaste tú, atrevido, porque entré por tu ventana

más atrevido fue el otro, que entró contigo en la cama.

Ni que vengas a la una...

¿Cómo quieres que la olvides si con ella me acosté?

Yo la tuve entre mis brazos, como a mi propia mujer.

Ni que vengas a la una...


¿Cómo quieres que te quiera si siempre me estás pegando?,

como si mi cuerpo fuera hecho de piedra de mármol.


Ni que vengas...

LOS TRABAJOS DE LA CALLE

Un sobre esfuerzo físico volvía a ser necesario en el caso de los trabajos de malear el hierro en las fraguas. Los herreros muchas veces necesitaban la presencia de un ayudante u otras dos personas para “machar a tres” cuando la pieza que se fabricaba requería una rápida elaboración antes de que se fuera enfriando el metal. El resultado era una rítmica tintineante producida por tres armoniosos martillos que percutían sobre el yunque y que en cierto modo servía de metálico acompañamiento instrumental para las tonadas que salían desde la fragua.








Los Animales
La Cosecha
La Indumentaria


La Naturaleza
Las Danzas
Los Bailes


Los Trabajos