MECyL

Los Trabajos

En el campo • En la casa • En la calle • En la iglesia


El pimentonero

Voceado por Licinio Porro Trigueros de 68 años de edad, natural de Abastas (Palencia). Grabado en Valladolid, el 9 de junio de 2007



Escuchar el tema >



¡El pimentoneroooo
pimiento dulce y picante,
orégano,

pimienta,
anises cominos,

flor de nalga,
manzanilla

té clavo, niña, iehhh!

LOS TRABAJOS DE LA CALLE

La música sigue en la calle. El redoble de un tambor, el toque estridente de una bocina y un sencillo y antiguo soniquete ilustran el canto obligado de los que han de ofrecer sus productos y reclamar la atención del público para comunicar su mensaje: son los pregoneros y copleros. Si intentamos rehacer un listado de lo pregonado y voceado tanto en el discurrir de la vida diaria como en las ferias y mercados anotaríamos que todo producto de alimentación, enseres domésticos, agrícolas o mercancías se ha vendido de esta guisa, a “grito pelado”: calcetines, cribas, arena para lavar, patatas asadas, miel, puertas, perchas, estropajos, brochas de afeitar, moras, calderos, velas, papel y tinta, chorizos, fideos, arados, pimentón o paraguas se anunciaban en repetitivos versos. De todos ellos hay innumerables grabados e ilustraciones populares que los representan desde la famosa colección de “los gritos de Madrid” de 1817 de Miguel Gamborino, que perpetuaba la costumbre anterior de imprimir en libro los grabados de los oficios con las voces que los identificaban. De las voces de aquellos, hoy recogemos como testimonio último algunos de estos “gritos de la calle” entre los que sobreviven como testigos únicos las voces de meloneros, colchoneros o loteros radiadas por estridentes megáfonos que más llaman a huir de ellos que a acercarse para comprar la mercancía anunciada.

Dentro de este variado gremio de ambulantes cantores de calle destacan por méritos propios los ciegos copleros, quienes con el tañer de sus guitarras, violines o zanfonas vendían los pliegos de romances y trovos junto a un sinfín de remedios mágicos y milagrosos capaces de hacer saltar de su cama a un enfermo moribundo y peinar largas cabelleras a pelonas cabezas en un santiamén.








Los Animales
La Cosecha
La Indumentaria


La Naturaleza
Las Danzas
Los Bailes


Los Trabajos