MECyL

Los Trabajos

En el campo • En la casa • En la calle • En la iglesia


Obreros y patronos

Cantado por Evarista Pajares de 82 años, natural de Abastas (Palencia), donde se recogió el tema en 1987



Escuchar el tema >



Obrero, obrero, patrón, patrón hay que llegarse a la razón

y si no haces lo que es legal menudo cisco se pué mangar.

El otro día decía un señorito: -Y este año tendremos que ir a segar-,
y un obrero que le escuchaba, decía: -¡Ojalá, que sea realidad!

Pero no sucede lo que hasta aquí, que a los pobres nos toca trabajar
y el rico a costa nuestro sudor, bien tranquilos se van a veranear.
Obrero, obrero ya llegó el día, que os respete la burguesía

y que comprendan que nada son, sin el honrado trabajador.

LOS TRABAJOS EN EL CAMPO

Una vez hecha la arada y los procesos que conlleva, de binar, rastrillar, arrejacar, cuando ya estaba nacido el campo había que limpiarlo de cardos y otras malas hierbas, tarea en la que se empleaban las muchachas y mujeres mayores durante los meses de abril y mayo en una tarea que empezaba, como tantas jornadas de campo, con el alba y acababa a la postura del sol. Escardar o sallar es limpiar y quitar la cizaña, cardos y yerbajos, nacidos entre el sembrado. Agrupadas en cuadrillas, mujeres y niños junto a algunos hombres, pocos, entre los que se encontraba el observante propietario de la finca generalmente, se lanzaban campo a través empuñando el hocino –una larga barra de hierro aplanada en un extremo afilado que seccionaba el tallo de la planta– y buscando el sustento con unos ajustados reales que cobraban por su trabajo. A estos trabajos dedicaban los patronos un corto salario, siempre bien venido para diversos usos, que a veces gastaban las jornaleras en pequeños detalles, en adquirir unas zapatillas, un vestido u otros elementos propios del ajuar femenino.

Cuando la escardadera viene de escardar
se entristece el campo, se alegra el lugar.

(Serradilla del Arroyo, Salamanca)

El canto volvía a acompañar estas tareas comunitarias, que eran aprovechadas no pocas veces para adoctrinar social y políticamente a este mundo labrador especialmente en los períodos de conflicto político o bélico, al ser un caldo de cultivo apropiado para el levantamiento obrero. Las disputas de los asalariados, la lucha de clases, la figura del “amo” o del “señorito” frente a un empobrecido campesinado y las revueltas libertarias que precedieron a la guerra civil española eran temas prioritarios que ocupaban muchas planas en los pliegos de los ciegos copleros de entonces cuyos textos se cantaban, no sin cierta cautela, en estas ocupaciones.

Pobre obrero que se encuentra con siete hijos de familia
como es el jornal tan corto en su casa siempre hay vigilia.
Y luego se va a trabajar con un cacho de pan duro

que cada gota que suda vale unos cinco mil duros.

Y el obrero a los diez años le enseñan a trabajar

mientras al rico le miman, ¡ay! me le miman para estudiar.

Y luego vienen las quintas y el rico pone el dinero

y así se ríen del pobre que es el que carga con el mochuelo.








Los Animales
La Cosecha
La Indumentaria


La Naturaleza
Las Danzas
Los Bailes


Los Trabajos