MECyL

Las Danzas

La danza y el rito • Tipos de danza • El teatro • La banderada


Tejido de cintas

Interpretado por Cesario Martín de 70 años y su hija Pilar a las dulzainas. Su hijo Francisco Martín les acompaña al redoblante, todos son dulzaineros del Royo (Soria). Grabado en la I Muestra Joven de Folklore de Castilla y León celebrada en Ávila en 1990



Escuchar el tema >



Los tipos de danzas: sus textos y las melodías

La costumbre de tejer y destejer cintas de colores alrededor de un alto mástil, es una costumbre ceremonial casi universal. Se conocen citas precolombinas de estas danzas, que también están diseminadas por toda Europa y que en verdad han de ser muy antiguas en el panorama de la cultura. Estas venerables danzas, a las que diferentes autores dotan de una carga simbólica de fecundación, de culto a la tierra y a la naturaleza y de regeneración de las fuerzas, han acabado convirtiéndose en un elemento estético y artístico incorporándose en las procesiones religiosas desde la Edad Media. La presencia del baile en círculo, alrededor del árbol o del largo varal, en ocasiones adornado de flores entorno al cual giran los danzantes es de por sí, un elemento ritual claro, pues viene en cierto modo, a representar la adoración de la naturaleza, del árbol a partir del cual todo se genera nuevamente.

Estos tejidos de cintas se denominan de diferente manera en cada lugar: Tejer el mayo, tejer las cintas, el cordón, vestir la vara, el ramo, el árbol, etc., y se practican en todas las provincias de la región realizándose en el transcurso de la procesión, al finalizar la misma o en ocasiones dentro de la iglesia, como en Támara de Campos (Palencia) y en Hontoria del Pinar (Burgos). A partir del siglo xx, muchos de los tejidos de cintas que formaban parte de los paloteos pasaron a interpretarse por las mujeres, quedando el paloteo solamente para los hombres. Este cambio se realizó sobre todo en tierras de Palencia, Valladolid y Segovia a partir de los primeros años del siglo xx, con el desarrollo de los juegos florales, concursos de danzas y encuentros en los que participaban estos grupos que acabaron sacando las danzas de su lugar preferente –la procesión– para llevarlas a escenarios, teatros y certámenes. Ocurrió también que muchas de ellas sustituyeron las melodías antiguas y los ritmos más complejos (generalmente en compás de 5/8) por otros ternarios y valseados, adaptando en ocasiones melodías de moda, mazurcas y valses a la danza.

Hay casos en los que este tejido se conserva de manera aislada, sin vinculación con otras danzas como en el caso de Sagallos (Zamora) donde son las mujeres las encargadas de realizarla, como son también las maragatas del Val, “las mayas” las que realizan este tejido de cintas por tradición. En Salamanca (La Alberca, Miranda o Mogarraz) las muchachas, “las mozas ramajeras” tejen el cordón después de que los hombres hayan realizado sus danzas. Para algunos autores esto confiere al tejido una carga simbólica mucho más clara y dentro de un rito de fecundación. Al son que tejen y destejen sus cintas, estas mujeres, doce o catorce, cantan algunas letras alusivas al momento:

Coger cintas compañeras para empezar a torcer
con la ayuda de María todas quedaremos bien.
Para el fruto de las parras échanos tu bendición,
pues, consagrado se vuelve, en sangre tu Redención.


Y cantan al destejer:

El cordón ya está torcido y ahora para destorcerlo
le pediremos licencia a la Reina de los cielos.


A pesar de la aparente sencillez de la coreografía, es muy fácil que por despiste de uno solo de los danzantes se líen las cintas y no se pueda rematar la danza, quedando en vergüenza los bailadores. De que todo salga bien están pendientes todos los vecinos de la localidad, siendo una de las danzas que más llama la atención.

Compañeras coged cintas, para empezar a tejer
que hay mucha gente que dice que el cordón no se ha de hacer.

(Lagunilla, Salamanca)








Los Animales
La Cosecha
La Indumentaria


La Naturaleza
Las Danzas
Los Bailes


Los Trabajos