MECyL

La Naturaleza

El cielo • Los meteoros • La tierra • Los árboles • Los elementos • El mundo


Rogativas a la Virgen del Espino

Cantadas por Flor Frías de 75 años de edad, natural de El Burgo de Osma (Soria) y grabadas en 1982



Escuchar el tema >



56 HEMISTIQUIOS

Y el pueblo de Barcebal qué triste se habrá quedado
2porque su Hermosa Paloma de su nidito la han sacado.
Y esta Linda Palomita que en Barcebal tiene el nido
4y en el Burgo una hermanita que a visitarla ha venido.
Virgen Santa del Espino, tú que lo puedes hacer
6envía al Señor del cielo, el agua para beber.
Las florecillas del campo se secan solo al nacer
8pues le falta el beso santo del agua que está al caer.
Tú, Reina de la hermosura, y Soberana de amor,
10echa del cielo agua pura en su cañita a la flor.
Ya no se oye al ruiseñor cantar al atardecer
12le falta a este gran cantor el agua para beber.
Dásela tú Virgen Santa, dásela tú, por favor
14y alegrarás su garganta, al campo y al labrador.
Y el diáfano manantial ya no brota sobre el suelo
16ni es espejo de cristal por falta de agua del cielo.
Bien puedes mandar llover Virgen Santa del Espino,
18y hallará donde beber agua fresca el campesino.
Triste y aburrido y huraño está en casa el labrador
20al ver marchitarse este año el fruto de su labor.
Madre, sus penas acoge y pon sus campos lucidos,
22pues si cosecha no coge todos estamos perdidos.
Tendrá, Madre, que vender de su labranza el apero
24y alguna hipoteca hacer en casa del osurero.
En casa del osurero que es muy bueno y muy cristiano
26porque por poco dinero nos deja el desván sin grano.
Por eso, Madre Adorada, implora al Señor del cielo
28que nos envíe agua clara, sin piedra, granizo y hielo.

IV. El agua; los rios y los mares

Más peligro entrañaba, sin duda, la falta de riego en los campos que podía acabar con el sustento de la familia para todo el año. Se recurría entonces a novenas, conjuros y sobre todo a las populares rogativas que las más de las veces, dicen, acababan con un chaparrón del tan ansiado elemento.


Las rogativas de la Virgen del Espino, patrona del Burgo de Osma, solían cantarse con motivo de las visitas que realizaban las advocaciones de los pueblos cercanos a la ciudad para pedir el agua en el mes de mayo. En las rogativas también se cantaban letanías en latín, bien durante la novena, bien en las procesiones que se realizaban en la primavera. En otros lugares de nuestra geografía se cantaban los llamados ramos de rogación, en los que se ofrecían velas que posteriormente alumbrarían al santo o a la Virgen del lugar. Si el agua enviada había sido suficiente y había llegado a tiempo se cantaban unas rogativas «de acción de gracias».








Los Animales
La Cosecha
La Indumentaria


La Naturaleza
Las Danzas
Los Bailes


Los Trabajos