MECyL

La Indumentaria

La desnudez • La identificación • La visión de los otros • Vestir y desvestir


Al subir por la enramada

Versión interpretada a la dulzaina por Ernesto Serrano de 66 años de edad. Grabado en Antoñán del Valle (León), el 9 de agosto de 1987. La segunda versión, pertenece al extenso repertorio de Argimiro Crespo de Codesal de la Carballeda (Zamora), de 65 años de edad cuando se grabó el tema en 1985



Escuchar el tema >



Al salir de la enramada, me prendió, niña, el pañuelo
al salir de la enramada tres puñaladas me dieron.
Me dieron tres puñaladas sólo por querer de amor,
tres puñaladas me dieron en el mismo corazón.
En el mismo corazón, a ti, ramito de flores,
que tú eres el encanto de todas mis ilusiones.
Elena, Elena mi amor,

Elena, prenda de mi corazón.
¡Ruuujuju!

El pañuelo

El talle se aprieta y adorna con armillas, jugones, casacas, justillos, jubones, sayos y sayines, esclavinas, dengues, mantillas y pañuelos de toda indole, color y materia. Esta armadura tabicaba el busto y hacía crecer –con un relleno de algodón y pelote si era necesario– la hermosura de las carnes perfilando la estrechez de una cintura, a la que se iban las manos sin remisión alguna:

Por atar el dengue la saya me cayó,
-¡átale, si quieres que no te le ate yo!

Tengo siete justillos y los siete envarillados,
también tengo siete novios y seis viven engañados.

Las espiguitas

las voy cogiendo

para comprarme un dengue,
que no lo tengo.

(De la siega del pan, El Bierzo)

Otras muchas prendas aparecen como soporte literario de la jota, la seguidilla o el fandango. El vistoso pañuelo de las solteras, que lucían al talle, a la cabeza o al cuello era con frecuencia regalo del novio (lo mismo que el cordón del justillo) y no había romería en la que no hubiera un puesto de buhoneros con vivos pañuelos de seda, algodón o estambre

.








Los Animales
La Cosecha
La Indumentaria


La Naturaleza
Las Danzas
Los Bailes


Los Trabajos