MECyL

La Indumentaria

La desnudez • La identificación • La visión de los otros • Vestir y desvestir


La del refajo

Cantado por Isabel Cortijo de 73 años, de Torrelobatón (Valladolid) en 1984



Escuchar el tema >



Pa las fiestas del pueblo me hice yo este refajo
pero no hay ninguna chica que lo lleve tan majo.
Por la del refajo yo soy conocida,

así que estoy yo loca de alegría.
y aunque no me gusta presumir de más
la verdad es que gracia a Dios

por todas parte me encuentro abultá.
Pues mi novio me ha dicho
que le gusta verme con este refajo,

pero le gusta más el que llevo debajo.

Lo dirá por la enagua que la llevo muy almidoná,
porque prenda debajo, que yo sepa, ya no llevo más.
Por la del refajo...

De saya, manteo, basquiña, guardapiés y refajo

El calzón es al hombre como la saya es a la mujer, al menos en los últimos siglos del mundo occidental, puesto que el indumento oriental dista mucho de esta regularización por sexos tan estricta, y los pantalones abullonados y los trajes talares campan a sus anchas entre los bereberes, japoneses o turcos de una u otra condición. La saya o falda es una pieza fundamental en el vestir de la mujer, en sus diferentes acepciones de manteo, rodao, zagalejo, guadapiés, sayo, refajo, mantilla, mantelo o basquiña, aunque cada uno tiene sus distingos. La mujer compone su figura con una colocación puntillosa, esmerada y cuidadosa de todas estas piezas hasta en el menor detalle logrando esa atracción de la mirada de la que hoy distan muchos de los que se dicen vestidos a la usanza del país. En la fiesta, en el baile, en esa exposición pública de ajuares, poderíos y bellezas utiliza sus armas de seducción, juega con la saya, con su vuelo, pomposidad y con su ruedo enganchando el corazón del hombre.

Del vuelo de la saya me he enamorado yo,

del vuelo de la saya que de la dama no.


¿Qué llevas en esa saya, que tanto vuelo le das?

-Salero y más salero, salero y nada más.








Los Animales
La Cosecha
La Indumentaria


La Naturaleza
Las Danzas
Los Bailes


Los Trabajos