MECyL

La Cosecha

La siega • La trilla • La maja • El acarreo


De vendimia

Cantado por las hermanas Francisca de 60 años y Florinda Fernández de 64 de Palazuelo de las Cuevas (Zamora). 1987



Escuchar el tema >



San Miguel de vendimias, San Juan de flores,
San Pedro de criados y de pastores
Péiname, niña, el pelo péinamelo bien,
péinalo que me dure todo el San Miguel.
De vendimias venimos, nada traemos

los amigos del vino ¿qué beberemos?
De vendimias venimos no traemos nada:
los amigos del vino ¡que beban agua!
La ronda de los chulos sale a las nueve,
la de los buenos mozos cuando ellos quieren.
Esta calle a la larga, larga y tendida,

vive una labradora que ha de ser mía.

Esta es la despedida, adiós que me voy

si no me hais conocido no digáis quien soy.

De vendimias

Bailes y cantos han quedado en nuestro folklore como lejano resto de remotas celebraciones báquicas. En los «Días geniales o lúdicros» de Rodrigo Caro se atribuye a este origen el popular juego de la pata coja:

Los teólogos de la gentilidad dicen que Icario, padre de la ninfa Erigone, a quien por su gran justicia y equidad el dios Baco enseñó el uso de las vides para que él lo enseñase a los mortales, habiendo plantado y cultivado una, hasta que estaba en flor, un descomedido cabrón se entró donde estaba y le comió fruto y hoja; Icario lleno de justa saña por el malogro de su cuidado y su vid, mató al cabrón; y hinchando el pellejo de que lo desnudó pidió a sus compañeros que en venganza de su pecado todos salteasen sobre él con solo un pie, suspendiendo otro, esto es, a pie cojita. Fue tan alegre fiesta para ellos ver caer unos y tenerse otros mal y temblando que esta risueña celebridad la trasfirieron en fiestas y sacrificios del dios Baco, cuya deidad el atrevido cabrón había ofendido comiéndole la vid.

Las canciones interpretadas en estos días hacían alusión a las vendimiadoras, a los carreteros y muy frecuéntemente a los patronos teniendo a menudo un carácter eminentemente burlesco. Multitud de juegos realizaban las cuadrillas en las horas de descanso y almuerzo hasta la recogida, generalmente de noche y dependiendo de la época volviendo a toque de campana al rosario si era el mes de octubre.

Venimos de vendimiar con muchísima alegría

porque el ama que traemos se llama doña María.
Venimos de vendimiar muy alegres y contentas

hemos comido y bebido pero ha sido a nuestra cuenta.

A la puerta de nuestro amo ha nacido una amapola
con un letrero que dice: -¡Vivan las vendimiadoras!
El nuestro amo de hoy es rico y tiene dinero

quién le pudiera poner una flor en el sombrero.








Los Animales
La Cosecha
La Indumentaria


La Naturaleza
Las Danzas
Los Bailes


Los Trabajos