MECyL

Los Animales

Los animales en libertad • Los animales domesticados • Los animales fantásticos


La culebra (Danza procesional)

Versión de la ribera del Duero, de Boada, Pedrosa, Roa (Burgos) y Curiel (Valladolid) interpretada en 1978 por Crescenciano Recio de 66 años a la dulzaina y su hermano Isidoro Recio a la caja, ambos naturales de Pesquera de Duero (Valladolid)



Escuchar el tema >



II. Los animales en libertad

Causante de la pérdida del Paraíso y de todas las desgracias que el hombre ha sufrido desde entonces, la culebra ha estado maldita en la religión católica como representante del Maligno. En el resto de las culturas no ha tenido mejor fortuna ya que es leyenda común a muchos pueblos antiguos la victoria de un dios sobre la culebra (en sus diferentes especies de sierpe, dragón u otro tipo de reptil rastrero).

Algunas fiestas rituales mantienen restos de primitivas danzas de imitación que en origen buscaban atraer la caza. Aunque apenas hay testimonios actuales españoles (frecuentes en danzas africanas, asiáticas y sudamericanas) los libros de cuentas de las cofradías y de acuerdos de los Ayuntamientos están plagados de noticias de estas danzas animalísticas, como la “danza de las grullas” que vió Felipe III en su entrada en Segovia en 1600 o la de “los osos” que años después representaron los danzantes en la procesión del Corpus. Las danzas de los caballitos, acompañando frecuentemente los gigantes y cabezudos, las danzas de “la Mulasa” o la del “Áliga” en Cataluña y Levante o “la de la culebra” tienen en su desarrollo, ya muy diluido por el paso de los siglos, elementos bien antiguos que ya figuraban en las danzas de los primeros pobladores de la Península.

La danza de la culebra, que interpretaban los danzantes en caracoleos y serpenteos siguiendo al guión o chiborra de la danza acaba en ocasiones rodeando al santo, cerrando un círculo de bailadores en torno a las andas en un testimonio que queremos ver casi mítico: la culebra, o sea el mal, a los pies del santo local. La danza se conoce en numerosas localidades entre las que se encuentran Villada, Cisneros y Becerril de Campos (Palencia), Lobeznos y Ungilde (Zamora, denominada allí “la bicha”), Curiel y Pesquera (Valladolid), Villambistia, Pedrosa del Rey, Boada y Roa de Duero (Burgos) o en la sierra de Segovia.

A pesar de la repulsa del hombre por este bicho, la camisa de la culebra, cuando ésta había mudado de piel en mayo, y que se encuentra en el campo, se usaba como remedio casero para el dolor de cabeza y muchos campesinos la llevaban enroscada a la sien bajo la boina en la creencia de que todos estos animales venenosos tienen en su propio cuerpo el antídoto contra su mal.








Los Animales
La Cosecha
La Indumentaria


La Naturaleza
Las Danzas
Los Bailes


Los Trabajos